10 consejos para mejorar tu fuerza mental

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email

La mayo­ría de noso­tros ha teni­do un entre­na­dor o un padre que nos ha dicho que ”sea­mos duros” en algún momen­to crí­ti­co de un par­ti­do o una carrera.

Aun­que a menu­do se pre­di­ca con la nece­si­dad de ser duro men­tal­men­te, no siem­pre está cla­ro cómo con­se­guir­lo. De hecho, las habi­li­da­des men­ta­les a menu­do se des­cui­dan en el entre­na­mien­to, lo cual es algo a lamen­tar por­que pue­den sig­ni­fi­car la dife­ren­cia entre un buen atle­ta y uno grande.

¿No te gus­ta­ría saber cómo com­ba­tir las voces inter­nas que te dicen que estás dema­sia­do can­sa­do para con­ti­nuar o que no eres lo sufi­cien­te­men­te bueno?

Aquí tie­nes algu­nos trucos:

Concéntrate en lo que te hace sentir bien

En lo que nos con­cen­tra­mos tien­de a con­ver­tir­se en nues­tra reali­dad. Así, si te cen­tras en el dolor que estás expe­ri­men­tan­do, enton­ces sen­ti­rás más dolor. Por el con­tra­rio, pue­des sopor­tar mucho más dolor si no te fijas en él.

A menu­do es intere­san­te fijar­se en la espal­da del com­pe­ti­dor que tene­mos delan­te, como si hubie­ra un imán que nos acer­ca­se a él. Sin olvi­dar­se de que la caden­cia es bue­na y de que los pies se des­pe­gan rápi­da­men­te del suelo.

Otra idea para evi­tar que tu men­te sea atraí­da por el dolor es divi­dir la carre­ra en seg­men­tos, espe­cial­men­te para las carre­ras de lar­go reco­rri­do. Se sugie­re cen­trar­se en seg­men­tos de un kiló­me­tro y medio o menos cada vez; algu­nos días un kiló­me­tro y medio pue­de ser dema­sia­do, así que para ayu­dar­te a supe­rar el dolor pue­des iden­ti­fi­car seg­men­tos real­men­te cor­tos, como los mar­ca­do­res de conos del reco­rri­do o los pos­tes de telé­fono de la calle.

Lo que crees de ti mismo saldrá a la luz

¿Cuál es la his­to­ria que te cuen­tas a ti mis­mo? Esa creen­cia es la cla­ve para ser men­tal­men­te fuer­te. ¿Has esta­do algu­na vez cer­ca de alguien en un equi­po o en el lugar de tra­ba­jo, que habla regu­lar­men­te de for­ma nega­ti­va sobre sí mis­mo o sobre los demás? ¿Te has dado cuen­ta de que las cosas nega­ti­vas tien­den a suce­der­les con regularidad?

Es impor­tan­te que te rodees de per­so­nas que hablen más posi­ti­va­men­te de sí mis­mas. Si lle­nas tus pala­bras y pen­sa­mien­tos con afir­ma­cio­nes posi­ti­vas, verás que se con­vier­ten en par­te de tu vida.

Enton­ces verás un nue­vo nivel de con­fian­za en ti mis­mo, que por supues­to, se tras­la­da­rá a tus esfuer­zos deportivos.

Desarrollar un mantra

Desa­rro­lla un man­tra que pue­das repe­tir en voz alta o men­tal­men­te mien­tras corres. Cuan­do estás corrien­do al máxi­mo esfuer­zo, cuan­do la acu­mu­la­ción de lac­ta­to está aumen­tan­do, y tu res­pi­ra­ción y rit­mo car­día­co pue­den pare­cer fue­ra de con­trol. En este esta­do, el cere­bro pue­de cam­biar fácil­men­te a una men­ta­li­dad nega­ti­va. Un man­tra pue­de ayu­dar­te a vol­ver a cen­trar­te en lo positivo.

Un man­tra sen­ci­llo, como ”Soy fuer­te” o ”Lo ten­go”, es estu­pen­do. Encuen­tra pala­bras que resue­nen con­ti­go y con tus obje­ti­vos. Inclu­so pue­des lle­var este man­tra escri­to en el bra­zo o en la mano para recordártelo.

Hazlo de forma sencilla

Como depor­tis­tas, a menu­do pen­sa­mos dema­sia­do en nues­tro pro­ce­so, pero los mejo­res atle­tas del mun­do son los que pue­den des­co­nec­tar sus cere­bros y cen­trar­se en el pre­sen­te. Todo, des­de el rit­mo has­ta la estra­te­gia de nutri­ción, debe ser ruti­na­rio, de modo que cuan­do lle­gue el día de la carre­ra ya sepas qué hacer.

La carre­ra es sólo la fies­ta en la que se eje­cu­ta lo que se ha prac­ti­ca­do y se cele­bra todo el duro entre­na­mien­to que se ha hecho.

Evita la trampa de la comparación

Con todas las pla­ta­for­mas de inter­cam­bio social de hoy en día, a menu­do nos vemos arras­tra­dos a com­pa­rar­nos con otros atle­tas de nues­tro círcu­lo o comu­ni­dad. Recuer­da que los mejo­res atle­tas dedi­can la mayor par­te de su aten­ción al entrenamiento.

Considera cómo padeces tu sufrimiento

Debes apren­der a espe­rar el sufri­mien­to y acep­tar­lo cuan­do lle­gue. Pero tam­bién hay que apren­der a cana­li­zar el sufrimiento.

En las carre­ras de resis­ten­cia de lar­ga dura­ción, no siem­pre gana el más rápi­do, sino el que es capaz de sopor­tar más sufrimiento.

Sim­ple­men­te no hay una for­ma fácil de evi­tar­lo, pero si uti­li­zas estas herra­mien­tas de entre­na­mien­to de fuer­za men­tal men­cio­na­das aquí, pue­des apren­der a sufrir más inten­sa­men­te duran­te más tiempo.

Relájate

Todos sabe­mos que los nada­do­res que pue­den nadar rápi­do de for­ma rela­ja­da sue­len salir airo­sos y con­ser­var la ener­gía. Lo mis­mo ocu­rre con la carre­ra y el ciclis­mo. Hay que apren­der a correr o a ir en bici­cle­ta rápi­do mien­tras te rela­jas. Debes tener una ”velo­ci­dad rela­ja­da” que no sea forzada.

Salir al exterior

Los ado­les­cen­tes y los atle­tas uni­ver­si­ta­rios a menu­do se pre­sio­nan mucho a sí mis­mos para ser gran­des, y ter­mi­nan lidian­do con la pre­sión del alto ren­di­mien­to o la ansie­dad como resul­ta­do. Aun­que el ego tien­de a ser más mane­ja­ble a medi­da que nos hace­mos mayo­res, sigue sien­do habi­tual sen­tir que caes en una de las dos casi­llas: ”bueno” o ”no tan bueno”, y si sien­tes que caes en esta últi­ma, pue­de ser increí­ble­men­te desmotivador.

Si te das cuen­ta de que tu auto­es­ti­ma depen­de dema­sia­do de tu depor­te, recuer­da tener en cuen­ta tu carre­ra, tu fami­lia y tus ami­gos. Está muy bien man­te­ner una natu­ra­le­za com­pe­ti­ti­va, pero salir de ti mis­mo pue­de ayu­dar a eli­mi­nar esa acti­tud de ”todo o nada”, per­mi­tién­do­te poner menos pre­sión sobre ti mismo.

Gestiona tu estrés

Cada per­so­na tie­ne una can­ti­dad limi­ta­da de ener­gía. Entre la carre­ra, los estu­dios, las rela­cio­nes y la fami­lia, la mayo­ría de los depor­tis­tas se ven arras­tra­dos en muchas direc­cio­nes. Esta­re­mos mejor si apren­de­mos a mini­mi­zar el estrés que con­lle­va cada una de estas prioridades.

La bue­na noti­cia es que se pue­de miti­gar el estrés toman­do bue­nas deci­sio­nes de nutri­ción, dur­mien­do bien y mejo­ran­do la ges­tión del tiempo.

Por ejem­plo, la mayo­ría de los depor­tis­tas tie­nen que entre­nar antes o des­pués del tra­ba­jo. Esto sig­ni­fi­ca que la pla­ni­fi­ca­ción es fun­da­men­tal. Pue­des redu­cir el estrés que supo­ne ir del entre­na­mien­to al tra­ba­jo, o vice­ver­sa, si tie­nes las comi­das pre­pa­ra­das y la ropa pre­pa­ra­da de ante­mano. Esto requie­re una gran orga­ni­za­ción y pla­ni­fi­ca­ción, pero hacer­lo afec­ta direc­ta­men­te a tu capa­ci­dad de reu­nir la ener­gía men­tal y físi­ca para com­ple­tar tus sesio­nes de entre­na­mien­to con éxito.

Practicar el sufrimiento

Pue­de sonar con­tra­dic­to­rio, pero la recu­pe­ra­ción es la cla­ve del sufri­mien­to: en los días fáci­les o de recu­pe­ra­ción, real­men­te nece­si­tas ir con cal­ma y/o recu­pe­rar­te. Hacer­lo así te pre­pa­ra para los días de entre­na­mien­to de mayor inten­si­dad, que te pro­por­cio­na­rán opor­tu­ni­da­des para sufrir de ver­dad y prac­ti­car la gestión.

Si no eres con­sis­ten­te en hon­rar el pro­pó­si­to de cada sesión de entre­na­mien­to, enton­ces el día de la carre­ra pro­ba­ble­men­te te encon­tra­rás con un inmen­so sufri­mien­to sin la capa­ci­dad de manejarlo.

Cuan­to más sufri­mien­to pue­das apren­der a tole­rar, mayor será la recom­pen­sa. Cul­ti­va la creen­cia de que al otro lado de tu sufri­mien­to hay una inmen­sa ale­gría. Una vez que cru­ces la línea de meta, alcan­ces tu obje­ti­vo o esta­blez­cas un récord, todo ese sufri­mien­to se con­ver­ti­rá en com­bus­ti­ble para una cele­bra­ción inolvidable.

ETIQUETAS: 

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
0 0 votos
Valoración
Quiero estar al día
Avísame de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Subir

Rellena este formulario para entrenar con ADN Triatleta.

Rellena este formulario


Datos personales

Elige tu modalidad

*prueba 15 días gratis para descubrir si nuestra dinámica es lo que buscas

ADN Triatleta: conviértete en mejor triatleta
Logo ADN Ciclista

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación. Puedes aceptarlas o rechazarlas y también consultar nuestra política de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación. Puedes aceptarlas o rechazarlas y también consultar nuestra política de cookies

Rellena este formulario para probar 15 días gratis.

Rellena este formulario


Datos personales

*prueba durante unos días para descubrir si nuestra dinámica es lo que buscas

ADN Triatleta: conviértete en mejor triatleta