Evita las excusas invernales y encuentra tu motivación

Hay una épo­ca del año en que hace frío afue­ra y la tem­po­ra­da de carre­ras pare­ce muy leja­na. Este con­cep­to en inglés se deno­mi­na “fue­ra de tem­po­ra­da” (off sea­son) y es el momen­to en que la moti­va­ción dis­mi­nu­ye y pare­ce que no pue­des entrar en tu ruti­na de entre­na­mien­to habitual.

Pare­ce que casi todos pue­den encon­trar una excu­sa para sal­tar­se un entre­na­mien­to en estos días… Todos lo hemos hecho, y todos lo lamentamos.

Para evi­tar las excu­sas des­de el prin­ci­pio, pien­sa en tra­ba­jar con un entre­na­dor para desa­rro­llar un plan de entre­na­mien­to per­so­na­li­za­do para ti. Tener un plan, inclu­so en estos meses más fríos pue­de ser extre­ma­da­men­te moti­va­dor. Tóma­te el tiem­po para apren­der de tu entre­na­dor, haz­le pre­gun­tas que te ayu­den a com­pren­der por qué cier­tos entre­na­mien­tos se incor­po­ran a tu agen­da y el pro­pó­si­to de cada uno en tus metas gene­ra­les para el año.

Saber cómo un entre­na­mien­to en par­ti­cu­lar afec­ta a los demás y qué papel desem­pe­ña en el logro de tus obje­ti­vos es un gran moti­va­dor en sí mismo.

Para los momen­tos en que eso no es sufi­cien­te y aún te encuen­tras ofre­cien­do excu­sas, es el momen­to de comen­zar a anti­ci­par­las y ela­bo­rar tu plan de ataque.

Aquí tie­nes algu­nas excu­sas y solu­cio­nes comu­nes duran­te el perío­do invernal:

Tabla de Contenidos

Excusa: tuve un mal día en la oficina y estoy mental y físicamente agotado/a

Solu­ción: Mue­ve tus entre­na­mien­tos a pri­me­ra hora de la maña­na. No solo te sen­ti­rás bien con el aire fres­co, sino que ade­más te sen­ti­rás con ener­gía para el res­to del día y ten­drás la tar­de para rela­jar­te y pre­pa­rar­te para tu pró­xi­mo entrenamiento.

Excusa: tengo que cuidar a mis hijos

Solu­ción: poner tu bici­cle­ta en el rodi­llo en casa o hacer que los niños te ayu­den a con­tro­lar el tiem­po de tus series o inclu­so hacer tra­ba­jo de toni­fi­ca­ción en casa con ellos son unas bue­nas opcio­nes para invo­lu­crar a la fami­lia en tu entre­na­mien­to. Los niños lo pasa­rán muy bien ayu­dán­do­te a man­te­ner el ritmo.

Excusa: me lesiono cuando hago ejercicio con frío

Solu­ción: En pri­mer lugar, habla con tu médi­co para ase­gu­rar­te de que estás listo/a para entre­nar de una mane­ra cons­tan­te. Des­pués, con­tac­ta con un pro­fe­sio­nal que ana­li­ce tu dis­tri­bu­ción de las sesio­nes para ase­gu­rar­te de que no te estás pasan­do de inten­si­dad o fre­cuen­cia en tu entre­na­mien­to. Tam­bién ase­gú­ra­te de incor­po­rar un poco de entre­na­mien­to cru­za­do y de tra­ba­jo de fuer­za para cons­truir un core fuerte.

Excusa: es demasiado oscuro antes y después del trabajo para entrenar

Solu­ción: Con­si­gue un poco más de equi­po. La pri­me­ra opción que pue­des plan­tear­te es dis­po­ner de un rodi­llo para entre­nar en casa, o bien bus­car una bue­na luz que te per­mi­ta dis­fru­tar de un poco de run­ning matu­tino… ya verás como no eres el úni­co triatle­ta a esas horas del día.

Excusa: estoy muy cansado/a

Solu­ción: Es pro­ba­ble que nece­si­tes dor­mir más. Ve a la cama tem­prano. Tóma­te tiem­po para rela­jar­te por la noches antes de irte a la cama para ayu­dar a garan­ti­zar un mejor des­can­so noc­turno. Apa­ga los apa­ra­tos elec­tró­ni­cos una hora antes de acos­tar­te, lee un libro y toma una man­za­ni­lla. El sue­ño es un acti­vo muy valio­so y, a menu­do pasa­do por alto, para la recuperación.

Excusa: hace demasiado frío

Solu­ción: No te dire­mos que no hace frío, pero sí que pue­des ves­tir­te con una capa extra para tu entre­na­mien­to. Una vez que empie­zas a mover­te por lo gene­ral comien­zas a sen­tir­te bien. Si hace real­men­te dema­sia­do frío afue­ra, sim­ple­men­te qué­da­te aden­tro. Las sesio­nes de rodi­llo son exce­len­tes mane­ras de com­ple­men­tar el entre­na­mien­to que haces afuera.

No te preo­cu­pes si caes víc­ti­ma de una o dos de estas excu­sas duran­te el invierno. Nos pasa a todos. Aho­ra es el mejor momen­to para pre­pa­rar­te men­tal­men­te para un año con­sis­ten­te y empe­zar a soñar con los obje­ti­vos que quie­res conseguir.

ETIQUETAS: 

5 1 voto
Valoración
Quiero estar al día
Avísame de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

Rellena este formulario para entrenar con ADN Triatleta.

Rellena este formulario


Datos personales

Elige tu modalidad

*prueba 15 días gratis para descubrir si nuestra dinámica es lo que buscas

ADN Triatleta: conviértete en mejor triatleta
Logo ADN Ciclista

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación. Puedes aceptarlas o rechazarlas y también consultar nuestra política de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación. Puedes aceptarlas o rechazarlas y también consultar nuestra política de cookies

Rellena este formulario para probar 15 días gratis.

Rellena este formulario


Datos personales

*prueba durante unos días para descubrir si nuestra dinámica es lo que buscas

ADN Triatleta: conviértete en mejor triatleta