4 consejos para reducir el stress del entrenamiento de triatlón

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email

No exis­te una for­ma úni­ca de entre­nar para triatlón. A con­ti­nua­ción, te ense­ña­mos cómo man­te­ner las cosas sim­ples para com­bi­nar­las con el res­to de tu vida y redu­cir el stress.

Pue­de pare­cer dema­sia­do com­pli­ca­do entre­nar para un depor­te que com­bi­na tres dis­ci­pli­nas dife­ren­tes y tie­ne varias dis­tan­cias de carre­ra. ¿Cuán­tas horas a la sema­na debe­rías hacer? ¿Cuán­tas sesio­nes? ¿Qué tipo de inten­si­da­des? ¿Y la tác­ti­ca y la logística?

Como ocu­rre habi­tual­men­te en el mun­do del entre­na­mien­to, la res­pues­ta es: depen­de. Un enfo­que adap­ta­do a tus nece­si­da­des espe­cí­fi­cas y com­pro­mi­sos de vida que no com­pli­que más tu agen­da es siem­pre la mejor opción. Esto es lo que debes tener en cuenta.

Adáptate cuando tu agenda cambie de repente

Ante todo, debes obser­var a tu hogar y a tu vida labo­ral, tu tiem­po dis­po­ni­ble para entre­nar y tu his­to­rial depor­ti­vo como par­te de la pro­gra­ma­ción de entre­na­mien­to inicial.

La perio­di­za­ción debe mirar lo que haces hoy. Y eso te infor­ma sobre lo que harás maña­na. En este esce­na­rio, la impor­tan­cia de la fle­xi­bi­li­dad es clave.

Por ejem­plo, si has teni­do un día difí­cil en el tra­ba­jo o estás estre­sa­do, enton­ces salir y hacer 21 × 800m en la pis­ta pue­de no ser lo mejor. Esto toda­vía con­ta­ría como stress adi­cio­nal des­de un pun­to de vis­ta celu­lar biológico.

Si tie­nes una vida con alto nivel de stress o sim­ple­men­te has teni­do un par de días difí­ci­les, entre­nar duro a menu­do agra­va el stress en lugar de ali­viar­lo. Por otro lado, si te has per­di­do una sesión debi­do a una cita o un even­to social, eso pue­de con­ver­tir­se en una opor­tu­ni­dad para intro­du­cir una sesión más difí­cil al día siguien­te debi­do a que estás descansado.

La adap­ta­bi­li­dad a cir­cuns­tan­cias espe­cí­fi­cas es cla­ve tan­to en los entre­na­mien­tos como en las carre­ras. No exis­te una carre­ra per­fec­ta y poner pre­sión o espe­rar que lo sea hace que las cosas empie­cen a salir mal.

Con el entre­na­mien­to suce­de lo mis­mo. Nun­ca es per­fec­to, por lo que com­pren­der lo que nece­si­tas para lograr­lo e imple­men­tar­lo es cla­ve. Por ejem­plo, pue­des lesio­nar­te al correr, por lo que hacer lo que pue­das para for­ta­le­cer­te den­tro de tus limi­ta­cio­nes sig­ni­fi­ca que serás mucho más fuer­te en tu regreso.

No entre­nes duro si estás estre­sa­do y no te pon­gas al día con las sesio­nes de entre­na­mien­to que te has per­di­do. Sin embar­go, si pier­des una sesión y te sien­tes fres­co, pue­des ir un poco más fuer­te en las siguien­tes sesiones.

Piensa en los objetivos a medio y largo plazo

Un enfo­que per­so­na­li­za­do te ayu­da a imple­men­tar el entre­na­mien­to en tu vida y no al revés (pro­gra­mar tu vida en torno al entre­na­mien­to), lo que te ayu­da­rá a tener más éxi­to a lar­go plazo.

Per­si­gue la ruti­na cons­tan­te en el entre­na­mien­to a lar­go pla­zo, en lugar de per­se­guir logros a cor­to pla­zo, para alcan­zar tus objetivos.

Solo pen­sar en mejo­rar tu FTP (máxi­ma poten­cia en el umbral del esfuer­zo) cada mes pue­de ser gra­ti­fi­can­te a cor­to pla­zo, pero no es el obje­ti­vo del año en sí mis­mo. Ade­más, eso tien­de a no ser sos­te­ni­ble, mien­tras que rea­li­zar casi todas las sesio­nes es lo que da los mejo­res resultados.

La cohe­ren­cia y la cons­tan­cia se encuen­tran entre los pila­res más impor­tan­tes del entre­na­mien­to y el rendimiento. 

Rea­li­zar cada sesión y des­can­sar, espe­cial­men­te cuan­do no ves los resul­ta­dos que quie­res ver, es lo que sien­ta las bases para alcan­zar tus gran­des objetivos.

Exis­te una famo­sa metá­fo­ra para ejem­pli­fi­car lo que pue­den hacer las repe­ti­cio­nes sim­ples a lo lar­go del tiem­po. Hay un dicho que se remon­ta a Milo de Cro­ton, un lucha­dor grie­go en el siglo VI a. C.:

Levan­ta un ter­ne­ro todos los días, y cuan­do sea mayor, podrás levan­tar una vaca.

La his­to­ria cuen­ta que Milo ganó su inmen­sa fuer­za al comen­zar a levan­tar un ter­ne­ro recién naci­do cuan­do era un niño y lue­go lo siguió levan­tan­do todos los días mien­tras ambos cre­cían. Final­men­te, cuan­do era adul­to, pudo levan­tar a la vaca entera.

Cén­tra­te en los obje­ti­vos más gran­des y apun­ta a mejo­rar a lar­go pla­zo. Pue­des con­se­guir­lo con un plan de entre­na­mien­to con­sis­ten­te hecho de sesio­nes que sean mane­ja­bles y que inclu­so pue­den pare­cer dema­sia­do fáciles.

Que no te cause stress descansar

El des­can­so y la recu­pe­ra­ción son las prin­ci­pa­les herra­mien­tas de ren­di­mien­to a tu dis­po­si­ción y eso es apli­ca­ble a todos los aspec­tos de tu vida. 

Escu­char al cuer­po es difí­cil y dejar que se recu­pe­re es aún más difí­cil, pero sabe­mos que el cuer­po no se for­ta­le­ce­rá si no pue­de adap­tar­se por­que no se le esta­rá dan­do el tiem­po libre que necesita. 

No te obsesiones con la técnica… de los demás

Sobre el gran deba­te sobre la téc­ni­ca, hay muchos triatle­tas que tien­den a gas­tar dema­sia­do tiem­po en ello. 

La téc­ni­ca debe adap­tar­se pri­me­ro al indi­vi­duo en lugar de la per­fec­ción teó­ri­ca que a menu­do se inten­ta pero rara vez se emula.

En cam­bio, es mejor pres­tar aten­ción a tu fisio­lo­gía indi­vi­dual, limi­ta­cio­nes bio­me­cá­ni­cas y la natu­ra­le­za de la tarea que tie­nes por delan­te para desa­rro­llar una téc­ni­ca ade­cua­da para ti.

No inten­tes copiar la técnica de los mejo­res del depor­te. La técnica es muy indi­vi­dual y lo que fun­cio­na para un pro­fe­sio­nal pue­de no fun­cio­nar para ti.

Final­men­te, en un esce­na­rio de carre­ra, don­de hay muchas cosas que pue­des y no pue­des con­tro­lar, es mejor con­cen­trar­te en ir de A a B lo más rápi­do que pue­das en lugar de com­pe­tir con los otros atle­tas que te rodean. Recuer­da: tu obje­ti­vo es redu­cir el stress aso­cia­do al deporte.

Para ello, pla­ni­fi­car tu carre­ra es fun­da­men­tal. Eso podría sig­ni­fi­car escri­bir una lis­ta de ”¿Qué pasa­ría si …?” (don­de ano­tes tus prin­ci­pa­les mie­dos y for­mas de supe­rar­los), o lis­tas de tareas pen­dien­tes en pre­pa­ra­ción para la sema­na de la carrera.

Si bien pue­des entrar en deta­lles con estas lis­tas, recuer­da que man­te­ner las cosas sim­ples sigue sien­do la mejor mane­ra de man­te­ner el triatlón mane­ja­ble y agradable. 

ETIQUETAS: 

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
5 2 votos
Valoración
Quiero estar al día
Avísame de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Subir

Rellena este formulario para entrenar con ADN Triatleta.

Rellena este formulario


Datos personales

Elige tu modalidad

*prueba 15 días gratis para descubrir si nuestra dinámica es lo que buscas

ADN Triatleta: conviértete en mejor triatleta
Logo ADN Ciclista

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación. Puedes aceptarlas o rechazarlas y también consultar nuestra política de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación. Puedes aceptarlas o rechazarlas y también consultar nuestra política de cookies

Rellena este formulario para probar 15 días gratis.

Rellena este formulario


Datos personales

*prueba durante unos días para descubrir si nuestra dinámica es lo que buscas

ADN Triatleta: conviértete en mejor triatleta