¿Por qué es necesario estar fatigado?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email

Hay un momen­to en que las dudas apa­re­cen en tu cabe­za, pro­ba­ble­men­te por­que te sien­tes fati­ga­do. Este perío­do de fati­ga es un com­po­nen­te nor­mal y vital para el cam­bio fisiológico.

Qué hacer cuando aparece la fatiga

Estás afi­nan­do tu pre­pa­ra­ción para tus obje­ti­vos prin­ci­pa­les de la tem­po­ra­da y ves cómo se acer­ca el gran día. Aho­ra es el momen­to en que las dudas comien­zan a apa­re­cer en tu cabe­za, pro­ba­ble­men­te por­que te sien­tes fati­ga­do des­pués de algu­nos entre­nos recien­tes, más exi­gen­tes. Este perío­do de fati­ga es un com­po­nen­te nor­mal y vital para el cam­bio fisiológico.

Si has com­ple­ta­do por lo menos entre el 70% y el 80% de tu plan de entre­na­mien­to (o de lo que tenías la inten­ción de hacer), el esta­do de for­ma ópti­mo lle­ga­rá a tiem­po para tu carrera.

Ese día mági­co, apa­ren­te­men­te igual que cual­quier otro, sal­drás de casa hacia tu obje­ti­vo y de repen­te te sen­ti­rás lige­ro, en for­ma y fuer­te. Mejo­ra­rás algu­nos regis­tros de los últi­mos tres meses y lo harás con una fre­cuen­cia car­dia­ca más baja.

No es nece­sa­rio que pien­ses en batir el récord mun­dial en Iron­man, sino que lo que tie­nes que tener en tu calen­da­rio es un obje­ti­vo que quie­ras supe­rar. Cuan­do ten­gas la fecha de tu pró­xi­mo reto, lo que tie­nes que hacer es con­tar hacia atrás para esta­ble­cer la fecha en la que empe­za­rá tu pues­ta a punto.

Unos días antes pare­cía que no esta­bas a tope, pero gra­cias a haber rea­li­za­do una reduc­ción pro­gre­si­va de la car­ga de entre­na­mien­to, has podi­do alcan­zar tu pico de forma.

Feli­ci­da­des: Aca­bas de dar un sal­to cua­li­ta­ti­vo en tu esta­do de forma

Descubriendo la curva de lactato

Curva de lactato

¿Qué sig­ni­fi­ca este grá­fi­co en tér­mi­nos de fisio­lo­gía? Sig­ni­fi­ca que tu cur­va de lac­ta­to se ha des­pla­za­do a la dere­cha y tal vez inclu­so hacia aba­jo. Cuan­to más lar­ga y más pla­na sea tu cur­va de lac­ta­to (como el caso del depor­tis­ta Maratho­ner en este grá­fi­co) duran­te más tiem­po y a más velo­ci­dad pue­des per­ma­ne­cer en la zona aeróbica.

Pue­de reco­rrer la mis­ma dis­tan­cia (o inclu­so más) más rápi­do y a una fre­cuen­cia car­día­ca infe­rior. Esta adap­ta­ción es el San­to Grial del entre­na­mien­to de resis­ten­cia, y requie­re su tiempo.

Para indu­cir esta adap­ta­ción nece­si­tas entre­nar con­sis­ten­te­men­te. Nece­si­tas hacer ejer­ci­cio con regu­la­ri­dad y con pro­gre­sión incor­po­ra­da. Lo más impor­tan­te, nece­si­tas tener tiem­pos de recu­pe­ra­ción de cali­dad, por­que la adap­ta­ción ocu­rre cuan­do descansas.

Relación entre la forma y la fatiga

Sí, la for­ma sigue a la fati­ga, así que debes tener un momen­to de bajón antes de con­se­guir tu subi­dón. Nece­si­tas can­sar­te, a veces inclu­so ago­tar­te. Pero no todos los entre­nos tie­nen que ser exte­nuan­tes, ésta es la rece­ta para las lesio­nes y el sobre­en­treno. Nece­si­tas tener días fáci­les y días difí­ci­les, en per­fec­to equilibrio.

Inclu­so un duro día de entre­na­mien­to no debe­ría ser imposible.

Sobre todo nece­si­tas un esfuer­zo lo sufi­cien­te­men­te inten­so para que pue­das recu­pe­rar­te de él des­pués de un blo­que de ocho a nue­ve horas de sue­ño. Si dos días des­pués del entre­na­mien­to toda­vía te sien­tes fati­ga­do, enton­ces nece­si­tas redu­cir las car­gas de entreno para per­mi­tir la adaptación.

Esta es la bue­na noti­cia: si has segui­do un plan de entre­na­mien­to con­sis­ten­te, razo­na­ble­men­te inten­so y sua­ve­men­te pro­gre­si­vo des­de el ini­cio de la tem­po­ra­da, jus­to aho­ra es cuan­do debes empe­zar a sen­tir mejo­rar tu esta­do de forma.

Una sesión de 4 o 5 horas se hace fac­ti­ble, inter­va­los de más de 20 minu­tos ya no son un reto, y pue­des comen­zar a sen­tir la pro­gre­sión ascen­den­te en la que te encuen­tras. Pue­des auto­fe­li­ci­tar­te por­que has avan­za­do correc­ta­men­te entre los ”meses de fati­ga” y aho­ra estás lis­to para el perío­do más impor­tan­te de la temporada.

La pró­xi­ma vez que te sien­tas can­sa­do, recuer­da que sir­ve a un pro­pó­si­to, por­que la for­ma sigue siem­pre a la fatiga.

ETIQUETAS: 

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
0 0 votos
Valoración
Quiero estar al día
Avísame de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Subir

Rellena este formulario para entrenar con ADN Triatleta.

Rellena este formulario


Datos personales

Elige tu modalidad

*prueba 15 días gratis para descubrir si nuestra dinámica es lo que buscas

ADN Triatleta: conviértete en mejor triatleta
Logo ADN Ciclista

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación. Puedes aceptarlas o rechazarlas y también consultar nuestra política de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación. Puedes aceptarlas o rechazarlas y también consultar nuestra política de cookies

Rellena este formulario para probar 15 días gratis.

Rellena este formulario


Datos personales

*prueba durante unos días para descubrir si nuestra dinámica es lo que buscas

ADN Triatleta: conviértete en mejor triatleta