¿Por qué los tests de umbral valen la pena?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email

Hay pocas cosas que pro­vo­quen más ansie­dad a un atle­ta que los tests de umbral. Abrir la apli­ca­ción de entre­na­mien­tos y ver la temi­da prue­ba en tu lis­ta de tareas pen­dien­tes pue­de ser muy duro.

Ya sea una prue­ba de rit­mo de 3 x 300 m en nata­ción, el mejor esfuer­zo sos­te­ni­ble de 20 minu­tos en la bici­cle­ta o una con­tra­rre­loj de 5k a pie, todos los sis­te­mas se ponen en aler­ta y el cere­bro en modo de supervivencia.

Es algo pare­ci­do a lo que todos hemos expe­ri­men­ta­do en nues­tra infan­cia: la ansie­dad ante los exámenes.

La bue­na noti­cia es que es total­men­te nor­mal sen­tir­se así.

Si te cues­ta con­tro­lar el estrés rela­cio­na­do con los tests de umbral, debes saber que la mayo­ría de los depor­tis­tas expe­ri­men­tan algu­na for­ma de ansie­dad el día del test, ya sea sutil o extrema.

Pero no tie­nes por­qué sen­tir­te así. Las prue­bas de umbral pue­den ser increí­ble­men­te bene­fi­cio­sas para los atle­tas, y si pue­des apren­der a ges­tio­nar tu res­pues­ta al estrés, pue­den hacer­te a prue­ba de balas el día de la carrera.

He aquí algu­nas razo­nes por las que las prue­bas de umbral deben ser tus amigas.

Las pruebas de umbral evalúan la eficacia de tu programa de entrenamiento, no tu capacidad como atleta

Eti­que­tar un entre­na­mien­to como ”prue­ba” te pone inme­dia­ta­men­te en des­ven­ta­ja. Las pala­bras que uti­li­za­mos para des­cri­bir las cosas dan for­ma a nues­tra reali­dad y, a su vez, a nues­tra res­pues­ta. Cam­biar el nom­bre de estas sesio­nes de ”prue­ba” a ”entre­na­mien­to” no es sólo una estra­te­gia men­tal, es lo que real­men­te es: un entre­na­mien­to duro para bene­fi­ciar tus obje­ti­vos del día de la carrera.

Una prue­ba de umbral o FTP es una sesión de una serie de entre­na­mien­tos que sir­ve como mar­ca­dor de adap­ta­ción y como entre­na­mien­to que desa­fía la zona de con­fort del atle­ta. Las métri­cas que obte­ne­mos de estas sesio­nes nos per­mi­ten saber cómo está pro­gre­san­do el entre­na­mien­to y cómo ajus­tar­lo en el futu­ro. No son una ”prue­ba” de su capa­ci­dad como atleta.

Los tests de umbral te hacen un atleta más fuerte, tanto mental como físicamente

Refor­mu­lar las prue­bas de umbral como entre­na­mien­tos es más fácil de decir que de hacer. Casi todos los atle­tas per­ci­ben estos entre­na­mien­tos como tests, inde­pen­dien­te­men­te de cual­quier inten­to de refor­mu­lar esa per­cep­ción. Pero esto se pue­de uti­li­zar a su favor.

Como el entre­na­mien­to gene­ra­rá sen­sa­cio­nes o un esta­do de exci­ta­ción simi­lar al que se expe­ri­men­ta el día de la carre­ra, tie­nes una gran opor­tu­ni­dad para tra­ba­jar el jue­go men­tal. Entre­na la apti­tud men­tal el día de la prue­ba, y esta­rá ahí para ti el día de la carrera.

Las prue­bas de umbral son entre­na­mien­tos duros que pro­vo­ca­rán futu­ras adap­ta­cio­nes del entre­na­mien­to. Se cen­tran en un área de opor­tu­ni­dad para desa­rro­llar una amplia gama de adap­ta­cio­nes fisio­ló­gi­cas. Por lo tan­to, cada vez que com­ple­tes una prue­ba, te harás más fuer­te men­tal, emo­cio­nal y físi­ca­men­te. Tra­ta este día como cual­quier otro día de entre­na­mien­to, uno que está dise­ña­do para ayu­dar­le a cum­plir o supe­rar las exi­gen­cias del día de la carrera.

Las pruebas de umbral garantizan que tu plan de entrenamiento sea preciso

Otra ven­ta­ja cla­ve de los tests de umbral es que cuen­tan con prue­bas res­pal­da­das por la inves­ti­ga­ción que nos dan con­fian­za a la hora de esta­ble­cer zonas y pres­cri­bir la inten­si­dad. Tene­mos prue­bas que res­pal­dan la rela­ción entre una con­tra­rre­loj (TT) de 20 minu­tos en la bici­cle­ta y el umbral fun­cio­nal de poten­cia, o las zonas de fre­cuen­cia cardíaca.

Del mis­mo modo, sabe­mos cómo pro­yec­tar las zonas de entre­na­mien­to basán­do­nos en tu TT de 5k en tér­mi­nos de rit­mo y fre­cuen­cia car­día­ca. Tú o tu entre­na­dor podéis hacer pre­dic­cio­nes fia­bles sobre la inten­si­dad del entre­na­mien­to en base a este tipo de sesio­nes, lo que garan­ti­za­rá que el entre­na­mien­to que reali­ces cada día sea de la inten­si­dad adecuada.

Tam­bién hay des­ven­ta­jas. El día de la prue­ba es sólo un día entre muchos días y sema­nas de entre­na­mien­to, y no hay garan­tía de que vayas a ren­dir al máximo.

Pero eso está bien. Un solo día de entre­na­mien­to o de carre­ra no cam­bia el tra­ba­jo que has hecho y las adap­ta­cio­nes rea­li­za­das. Recuer­da que tu umbral es sólo una for­ma de medir la inten­si­dad ade­cua­da; no pue­des apro­bar o sus­pen­der este entrenamiento.

Los datos no pue­den hablar por sí mis­mos. Deben enten­der­se en el con­tex­to más amplio de un plan de entre­na­mien­to, así como lo que ocu­rrió en un entre­na­mien­to con­cre­to. Por eso el entre­na­mien­to es tan­to una cien­cia como un arte. Deci­dir qué hacer con los datos es un arte úni­co del entrenador.

Los tests de umbral te retan a centrarte en el proceso, más que en los datos

El pro­ce­so pue­de incluir:

  • Eje­cu­tar el esfuer­zo en fun­ción de tu RPE (índi­ce de esfuer­zo per­ci­bi­do). En lugar de mirar los núme­ros, com­prue­ba tu res­pi­ra­ción y cómo sien­tes tus músculos.
  • Divi­dir el esfuer­zo en tro­zos men­tal­men­te ase­qui­bles, como de un minu­to a cin­co minu­tos. Por ejem­plo, un TT de 20 minu­tos pue­de divi­dir­se en cua­tro seg­men­tos de cin­co minu­tos. Cuan­do eso se hace dema­sia­do lar­go para pare­cer mane­ja­ble, pue­de con­ver­tir­se en cin­co seg­men­tos de un minu­to, de modo que todo lo que tie­nes que hacer es estar en el minu­to en el que estás. Pue­des hacer cual­quier cosa duran­te un minu­to, ¡y lue­go un minu­to más!
  • Con­tro­la tu acti­tud. Uti­li­za la músi­ca, la esti­mu­la­ción visual, las afir­ma­cio­nes posi­ti­vas, la son­ri­sa, el recuen­to y otros ”gol­pes” simi­la­res que te ayu­den a man­te­ner una acti­tud positiva.
  • Cen­trar­se en la for­ma. Uti­li­za com­pro­ba­cio­nes de pies a cabe­za para ase­gu­rar­te de que tus movi­mien­tos son efectivos.
  • Rela­jar­se en el desa­fío. Espe­cial­men­te las par­tes del cuer­po que no tie­nen nada que ver con el movi­mien­to hacia delan­te. Rela­jar la cara. Rela­jar el aga­rre. Sol­tar cual­quier múscu­lo o zona del cuer­po que esté ten­sa para que pue­das tra­ba­jar con más eficacia.
  • Evi­tar la ten­ta­ción de dise­ñar el entre­na­mien­to pen­san­do en exce­so: sim­ple­men­te sé. Evi­tar las expec­ta­ti­vas arbi­tra­rias antes de la sesión. Al fin y al cabo, uno de los obje­ti­vos de estas sesio­nes es ase­gu­rar­se de que se uti­li­zan las zonas de entre­na­mien­to correc­tas. Si esta­ble­ces expec­ta­ti­vas antes de empe­zar, te limi­ta­rás a ti mis­mo o te lle­va­rás una decepción.
  • Abor­dar la sesión con curio­si­dad. En lugar de esta­ble­cer expec­ta­ti­vas, sien­te curio­si­dad. Pre­gún­ta­te: ”Me pre­gun­to qué pue­do hacer hoy”.

Prac­ti­car lo ante­rior es más fácil de decir que de hacer. A la mayo­ría de los atle­tas, inclui­dos los pro­fe­sio­na­les, les resul­ta muy difí­cil igno­rar los núme­ros, pero es impor­tan­te inten­tar­lo. Cen­trar­se en los núme­ros no sólo pue­de ser des­alen­ta­dor, sino que pue­de impe­dir el rendimiento.

La mayo­ría de las veces las cifras no son alen­ta­do­ras, ya que las per­ci­bi­mos como dema­sia­do bajas o dema­sia­do altas. Esto pue­de hacer que te esfuer­ces dema­sia­do al prin­ci­pio. Tam­bién pue­de hacer que empie­ces de for­ma dema­sia­do con­ser­va­do­ra y que pier­das tu mejor esfuer­zo del día.

Por ejem­plo, tu rit­mo car­día­co será alto, espe­cial­men­te a medi­da que avan­za la sesión. Eso es nor­mal y espe­ra­do, inclu­so desea­do. Pero ver esa cifra ele­va­da pue­de pro­du­cir ansie­dad y los pen­sa­mien­tos nega­ti­vos que se aso­cian a ella.

Tra­ta de igno­rar las medi­cio­nes de resul­ta­dos como la poten­cia y el rit­mo en los pri­me­ros dos ter­cios de la sesión, aun­que pue­den tener un pro­pó­si­to posi­ti­vo en la últi­ma par­te de la sesión para man­te­ner­te en la tarea y con­cen­tra­do. ¿Cono­ces ese momen­to de un entre­na­mien­to en el que estás lo sufi­cien­te­men­te lejos como para que la fati­ga se haya acu­mu­la­do, pero no tan lejos como para con­ven­cer­te de que casi has ter­mi­na­do? Tene­mos que luchar acti­va­men­te con­tra ese periodo.

A veces, es posi­ble que que­ra­mos hacer tra­tos con noso­tros mis­mos. Duran­te estos momen­tos, uti­li­za la poten­cia o el rit­mo como una zanaho­ria para per­se­guir, o inclu­so como un láti­go para seguir empu­jan­do. Jue­ga a man­te­ner la cifra cons­tan­te, o a inten­tar aumen­tar­la cada minu­to o a lo lar­go de varios minu­tos, aun­que sólo sea en un vatio o un segun­do por kilómetro.

Los días de test te ayu­dan a apren­der a ges­tio­nar tu esfuer­zo para sacar lo mejor de ti mis­mo. Pro­por­cio­nan expe­rien­cias valio­sas que pue­den ayu­dar­te a desa­rro­llar habi­li­da­des de afron­ta­mien­to posi­ti­vas para que pue­das ges­tio­nar el estrés el día de la carre­ra. Lo máxi­mo que pue­des pedir­te a ti mis­mo es que des tu mejor esfuer­zo ese día, den­tro de los lími­tes de tu nivel de for­ma físi­ca actual. Apren­der a estar orgu­llo­so de tu mejor esfuer­zo, inde­pen­dien­te­men­te del resul­ta­do, es la cla­ve para encon­trar ale­gría y satis­fac­ción en tu esti­lo de vida de resistencia.

ETIQUETAS: 

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
5 1 voto
Valoración
Quiero estar al día
Avísame de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Subir

Rellena este formulario para entrenar con ADN Triatleta.

Rellena este formulario


Datos personales

Elige tu modalidad

*prueba 15 días gratis para descubrir si nuestra dinámica es lo que buscas

ADN Triatleta: conviértete en mejor triatleta
Logo ADN Ciclista

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación. Puedes aceptarlas o rechazarlas y también consultar nuestra política de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación. Puedes aceptarlas o rechazarlas y también consultar nuestra política de cookies

Rellena este formulario para probar 15 días gratis.

Rellena este formulario


Datos personales

*prueba durante unos días para descubrir si nuestra dinámica es lo que buscas

ADN Triatleta: conviértete en mejor triatleta