Utilidad de las semanas de recuperación

945
Utilidad de las semanas de recuperación

Es durante una semana de recuperación cuando puedes aprovechar la teoría de la supercompensación y asimilar correctamente todas las sesiones realizadas en los últimos días.

Piensa en una sesión de entrenamiento: ¿verdad que desde el minuto 0 no estás rodando a tope, sino que necesitas realizar una cosa que se llama «calentamiento»? pues aquí radica la clave de la teoría de la supercompensación.

De la misma manera que no puedes hacer una sesión de entreno a tope en todo momento, no puedes estar a tope durante toda la temporada.

Piensa que tu cuerpo tiene «inteligencia» y «memoria», y precisamente esta memoria es la que te permite evolucionar.

Homeostasis

Existe un «estado de equilibrio» del cuerpo, llamado homeostasis. Este estado de equilibrio ya lo conoces, ya que por ejemplo eres consciente que tu temperatura corporal en condiciones normales es de 36,6 grados.

De la misma manera, también tienes unas pulsaciones en reposo más o menos estables y una presión arterial también más o menos estable.

Pues en el caso del entrenamiento también seguimos la misma ley del estado de equilibrio. Tu organismo está «acostumbrado» o «preparado» a rendir en unas determinadas condiciones, es decir, que si tu profesión te obliga a estar de pie durante 8 o 10 horas cada día, tu musculatura se ha acostumbrado a esta situación.

¿Qué ocurre en el caso del entrenamiento?

Pues más o menos lo mismo: que tienes que acostumbrar a tu cuerpo a unas ciertas condiciones.

Está claro que si nunca has rodado a 60 km/h, no lo conseguirás por arte de magia, de la misma manera que si nunca has corrido durante 5 horas seguidas, no podrás conseguirlo de un día al siguiente.

Así pues, la teoría del entrenamiento se basa en «aplicar estímulos» al organismo para que el cuerpo se vaya acostumbrando.

Teoría de la Supercompensación
(teoría de la supercompensación)

Piensa en levantar peso. Si hoy solo puedes levantar 20 kgs, es (casi) imposible que mañana levantes 100 kgs. Pero lo que sí que puedes hacer es levantar hoy 20 kgs, mañana 21 kgs, y la semana que viene intentar levantar 22 kgs. Y con un poco de constancia tu cuerpo se irá acostumbrando cada vez a levantar más peso.

Mucho cuidado

Esto no significa que tengas que estar incrementando continuamente la intensidad y el volumen de tus entrenos, ya que si lo haces así, nuestro cuerpo se acabará sobreentrenando.

No puedes estar entrenando continuamente y no descansar nunca, ya que el cuerpo necesita «asimilar» el trabajo.

Piensa en el siguiente caso, si siempre has corrido durante 10kms, ¿qué le ocurre a tu cuerpo? Pues que se ha acostumbrado a estar activo durante 10kms. Si un día de repente le «exiges» a tu cuerpo que esté activo durante 12kms, pues tu organismo un día lo podrá aguantar, ya que es un caso excepcional y no se va a quejar.

Si un segundo día consecutivo intentas correr 12kms, el cuerpo empezará a ponerse en estado de alerta, ya que la situación a la que estaba acostumbrado era la de estar activo 10kms, y no 12kms.

Así pues, el tercer o cuarto día consecutivo que quieras correr 12kms, el cuerpo empezará a «quejarse» porqué para él no es una situación normal. No estaba acostumbrado a 12kms, pero sí a 10kms. Si durante este proceso le das un pequeño momento de descanso al cuerpo, tu organismo en vez de estresarse puede tener un momento para asimilar la situación y «pensar»: si ahora mi «dueño» me está exigiendo correr durante 12kms pues tengo que aprovechar el día de descanso de hoy, en que no estoy haciendo nada, para hacerme más fuerte, porqué tengo que estar preparado por si el próximo día tengo que estar listo para afrontar 12kms.

Supercompensación

Si has entendido este razonamiento, entonces has entendido la supercompensación.

Una estrategia de la planificación del entrenamiento es durante 3 semanas incrementar el volumen y la intensidad, es decir que vamos informando a tu cuerpo que esperas un poco más de él, que no quieres que se apalanque y que esperas que se haga fuerte.

Como sabes que el cuerpo necesita un tiempo de asimilación, le regalas una semana de recuperación, una semana en la que bajas bastante el volumen porque quieres que el cuerpo asimile todo el trabajo realizado, que sea consciente que tiene un pequeño respiro para recuperarse, y hacerse más fuerte, ya que tiene que estar preparado para continuar con la evolución en un futuro muy cercano.