Cómo evitar que tus gafas de natación se empañen

Las gafas de nata­ción pue­den lle­gar a ser un pro­ble­ma si no tie­nes un buen cui­da­do en el momen­to de rea­li­zar su man­te­ni­mien­to antes o des­pués de entrenar.

Nadar en pis­ci­na o en el mar es una de las mejo­res sen­sa­cio­nes que expe­ri­men­ta­mos los triatle­tas en nues­tras sesio­nes. Aun­que a veces pue­da ser duro, sus resul­ta­dos siem­pre compensan.

La nata­ción no requie­re de mucho mate­rial, así que solo con un gorro (o sin él), un baña­dor y unas gafas, será sufi­cien­te para que te lan­ces al agua a dis­fru­tar de unos sua­ves lar­gos o a sufrir con unas bue­nas series. Aún así, hay tan solo un peque­ño pro­ble­ma que te pue­de gene­rar el mate­rial, una par­te que no depen­de­rá total­men­te de ti: las gafas.

Este pre­cia­do arti­lu­gio que te per­mi­te ver deba­jo del agua y así cen­trar correc­ta­men­te tu direc­ción, pue­de ser tam­bién un pro­ble­ma si no tie­nes un cui­da­do exhaus­ti­vo del material.

Cuan­do las gafas se empa­ñan te pue­den difi­cul­tar mucho la visión y obli­gar­te a dete­ner el entre­na­mien­to para inten­tar arre­glar­lo. Por otro lado, en una peor situa­ción, este hecho pue­de com­pli­car tu nado en una com­pe­ti­ción y hacer­te per­der un tiem­po valio­sí­si­mo que lue­go te pue­de cos­tar recuperar.

¿Por qué se empañan las gafas de natación?

Que nues­tras gafas se empa­ñen mien­tras rea­li­za­mos una com­pe­ti­ción o entre­na­mien­to es cul­pa del vaho, que se gene­ra por muchas y micros­có­pi­cas gotas de agua.

El moti­vo de su apa­ri­ción es debi­do a la dife­ren­cia de tem­pe­ra­tu­ra que exis­te entre el exte­rior de la len­te de la gafa y el agua con­den­sa­da que se encuen­tra en su interior.

Es por ello, que la pro­tec­ción úni­ca y útil con­tra el vaho es que la len­te ten­ga en su inte­rior una capa muy fina que evi­te que las gotas de agua micros­có­pi­cas se adhie­ran a la lente.

Esta pro­tec­ción es algo que empie­za a exis­tir en la mayo­ría de gafas de alta cali­dad y que evi­tan, duran­te un lar­go tiem­po de uso, que se de este pro­ble­ma. Aun­que si la capa pro­tec­to­ra tie­ne mucho con­tac­to con el clo­ro, dura­rá poco tiem­po (se debe evi­tar que toque el agua por el inte­rior de la lente) .

Muchas veces no tene­mos gafas con esta pelí­cu­la ya incor­po­ra­da o las tene­mos des­de hace tiem­po y no que­re­mos com­prar unas nue­vas. Enton­ces es nece­sa­rio que encon­tre­mos algu­na mane­ra de solu­cio­nar este pro­ble­ma, para seguir hacien­do un buen uso de nues­tras gafas.

Aquí te deja­mos algu­nas propuestas:

Sprays antivaho para gafas de natación

Este inven­to es per­fec­to para gene­rar la pelí­cu­la que evi­ta­rá la apa­ri­ción del vaho. Pero se tie­ne que ir con cui­da­do al con­se­guir uno de estos, pues­to que son espe­cí­fi­cos para cada producto.

Es muy impor­tan­te que lo com­pres en una tien­da de nata­ción o pro­duc­tos depor­ti­vos, o que bus­ques el pro­duc­to con­cre­to por internet.

Aun­que este pro­duc­to gene­re la capa que desea­mos, será muy impor­tan­te su man­te­ni­mien­to. Debes rociar con el spray muy fre­cuen­te­men­te y lim­piar las gafas con agua, sin clo­ro, todos los días.

Usar la propia saliva

Es el tru­co más clá­si­co, y tam­bién de los más úti­les, para des­em­pa­ñar tus gafas. Es tan sen­ci­llo como con tu len­gua mojar el inte­rior de la len­te y crear una pelí­cu­la en la gafa. Lue­go, repar­te por toda la len­te la sali­va y aca­ba enjua­gan­do con agua.

Es impor­tan­te rea­li­zar­lo cuan­do las gafas están aún secas, pues­to que hará que la capa se man­ten­ga duran­te más tiempo.

Este tru­co es uti­li­za­do por la gran mayo­ría de nada­do­res (por no decir todos) y se pue­de rea­li­zar en cual­quier momen­to del entre­na­mien­to. No será tan útil como el spray que comen­ta­mos ante­rior­men­te, pero te solu­cio­na­rá gran par­te del problema.

Toallitas húmedas para las gafas de natación

Este méto­do sir­ve para crear una capa pro­tec­to­ra del vaho y para dejar tus gafas per­fec­ta­men­te lim­pias. Con este tru­co no hace fal­ta el enjua­gue pos­te­rior, pues­to que las mis­mas toa­lli­tas ya hacen la fun­ción de limpieza.

Lle­var un pack de toa­lli­tas en tu mochi­la de nata­ción te pue­de ser muy útil para antes de tus entrenamientos.

Solo debes fro­tar por el inte­rior y por el exte­rior antes de entrar en el agua y ya esta­rán lis­tas para seguir tu rit­mo por deba­jo del agua.

Sorpresa… usa una patata

Pare­ce­rá una idea un poco absur­da pero es un tru­co bue­ní­si­mo para evi­tar el empañado.

El almi­dón pro­du­ce un efec­to pare­ci­do al de la sali­va y con pasar la pata­ta por el inte­rior del cris­tal, ya te dura­rá unas cuan­tas sesio­nes con una cier­ta protección.

Solo debes res­tre­gar la pata­ta por el cris­tal inte­rior, habien­do pre­via­men­te enjua­ga­do y seca­do la len­te, y espe­rar unos minu­tos a que seque. Des­pués. las vuel­ves a enjua­gar y ya esta­rán lis­tas para un buen entre­na­mien­to o una exi­gen­te competición.

ETIQUETAS: 

0 0 votos
Valoración
Quiero estar al día
Avísame de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Subir

Rellena este formulario para entrenar con ADN Triatleta.

Rellena este formulario


Datos personales

Elige tu modalidad

*prueba 15 días gratis para descubrir si nuestra dinámica es lo que buscas

ADN Triatleta: conviértete en mejor triatleta
Logo ADN Ciclista

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación. Puedes aceptarlas o rechazarlas y también consultar nuestra política de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación. Puedes aceptarlas o rechazarlas y también consultar nuestra política de cookies

Rellena este formulario para probar 15 días gratis.

Rellena este formulario


Datos personales

*prueba durante unos días para descubrir si nuestra dinámica es lo que buscas

ADN Triatleta: conviértete en mejor triatleta