Nuestros ejercicios favoritos de técnica de natación

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email

Es impor­tan­te tra­ba­jar la téc­ni­ca de nata­ción no solo para ir más rápi­do, sino tam­bién para ser más efi­cien­te y can­sar­te menos… que ya sabe­mos que un triatlón a veces se hace muy lar­go. Y qué mejor que empe­zar bien para aca­bar con un buen resultado.

Aquí tie­nes algu­nos de los ejer­ci­cios de téc­ni­ca de nata­ción que pla­ni­fi­ca­mos a los triatle­tas que entre­nan con nosotros:

Técnica de natación: Punto muerto doble

Este ejer­ci­cio con­sis­te en hacer una pri­me­ra bra­za­da con uno de los bra­zos y la siguien­te con el mis­mo brazo

Estos movi­mien­tos que pare­ce que van a entor­pe­cer tu nado, tie­nen real­men­te una fina­li­dad. Con la pri­me­ra bra­za­da, lo que bus­cas es rom­per la iner­cia de tu nado, para apli­car la fuer­za con la segun­da y ganar velo­ci­dad con ella.

Una vez hace­mos estos dos movi­mien­tos, debe­mos que­dar­nos en pun­to muer­to, ni hacer pata­da ni mover­nos de la posición.

Una vez hayas per­di­do toda velo­ci­dad, vuel­ve a ini­ciar el ejer­ci­cio, esta vez con el bra­zo con­tra­rio con el que has empezado.

Este ejer­ci­cio te ser­vi­rá para prac­ti­car el impul­so y la fuer­za que debe rea­li­zar el bra­zo una vez ya está den­tro del agua. Por otra par­te, tam­bién te será muy útil para prac­ti­car en una posi­ción poco cómo­da (cuan­do se pier­de la iner­cia y te encuen­tres en pun­to muer­to), la capa­ci­dad de arran­car y ganar velocidad.

Técnica de natación: Entrada doble

Este ejer­ci­cio de téc­ni­ca te pare­ce­rá muy diver­ti­do de ver, pero su uti­li­dad es bru­tal y pue­de corre­gir un error muy típi­co que muchos cometemos.

Con­sis­te en hacer un nado a crol habi­tual pero al hacer la bra­za­da y entrar en el agua, vol­ver a salir y vol­ver a entrar, prin­ci­pal­men­te con la mano. Es decir, que tu mano hará un movi­mien­to pare­ci­do al nado de un delfín.

El obje­ti­vo de este ejer­ci­cio es el movi­mien­to de entrar-salir-entrar en el agua de la mano delantera.

Con este movi­mien­to, ase­gu­ras que el bra­zo esté sufi­cien­te­men­te rato den­tro del agua como para que se alar­gue del todo.

Y con ello con­si­gues tra­ba­jar, para corre­gir, el error que antes comen­tá­ba­mos que muchos come­te­mos: las bra­za­das cor­tas. Si con­si­gues alar­gar tus bra­za­das evi­ta­rás per­der velo­ci­dad, impul­so e iner­cia cuan­do nades.

Con­se­gui­rás un nado más flui­do apli­can­do este ejer­ci­cio a tus sesiones.

Técnica de natación: Remadas frontales

Este ejer­ci­cio te dará la sen­sa­ción de que estás hacien­do un movi­mien­to muy len­to y real­men­te será así. Pero el ren­di­mien­to que te apor­ta­rá y su uti­li­dad té mara­vi­lla­rá. Con­sis­te en colo­car el cuer­po en para­le­lo al sue­lo, como si fue­ras a hacer crol pero los bra­zos toma­rán una posi­ción muy diferente.

Los bra­zos deben estar rec­tos e ir hacia delan­te tam­bién y para avan­zar en el nado podrás mover los bra­zos de den­tro hacia fue­ra sin doblar los codos.

Lo que te apor­ta este ejer­ci­cio es apren­der a reco­ger agua con las manos, pues­to que es uno de los movi­mien­tos más impor­tan­tes de la nata­ción. En este ejer­ci­cio solo se debe tra­ba­jar esta par­te, por ello es tan impor­tan­te que el bra­zo se mue­va com­ple­ta­men­te uni­do y solo las manos, de den­tro hacia fue­ra y vice­ver­sa, arras­tren el agua y nos per­mi­tan avanzar.

Des­pués de repe­tir­lo varias veces, empe­za­rás a notar cómo al intro­du­cir el bra­zo en el agua, con­si­gues arras­trar más can­ti­dad y avan­zar a más velocidad.

Técnica de natación: Remadas 90º

Segui­mos con las rema­das, pero en este caso las de 90º. El movi­mien­to que rea­li­za­re­mos es simi­lar, pero nos ayu­da­rá a tra­ba­jar otros pasos de nues­tra téc­ni­ca de nado. Vol­ve­re­mos a colo­car nues­tro cuer­po en posi­ción de crol, pero en este caso los bra­zos no irán hacia delan­te sinó a los lados, como si hicié­ra­mos una cruz con el cuerpo.

Los codos se doblan hacien­do un ángu­lo de 90º. Des­de el codo has­ta la mano rea­li­za la rema­da: hacia den­tro y hacia fuer­za, arras­tran­do tan­ta agua como te sea posi­ble para poder avanzar.

Es muy impor­tan­te que en este ejer­ci­cio blo­quees los hom­bros, no deben par­ti­ci­par en el movimiento.

Con este ejer­ci­cio, a par­te de seguir tra­ba­jan­do el arras­tre de agua para ser más rápi­dos y efi­cien­tes, hare­mos hin­ca­pié en los ante­bra­zos y su movi­mien­to. Los ante­bra­zos son una zona que se car­ga mucho duran­te el nado y es impor­tan­te refor­zar­la para que siga el rit­mo de tus brazadas.

A par­te de entre­nar tu ante­bra­zo en este ejer­ci­cio, tam­bién segui­rás tra­ba­jan­do el arras­tre de agua. Con­jun­ta­men­te estos dos movi­mien­tos te harán más rápi­do y fun­cio­nal en la natación.

ETIQUETAS: 

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
5 1 voto
Valoración
Quiero estar al día
Avísame de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Subir

Rellena este formulario para entrenar con ADN Triatleta.

Rellena este formulario


Datos personales

Elige tu modalidad

*prueba 15 días gratis para descubrir si nuestra dinámica es lo que buscas

ADN Triatleta: conviértete en mejor triatleta
Logo ADN Ciclista

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación. Puedes aceptarlas o rechazarlas y también consultar nuestra política de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación. Puedes aceptarlas o rechazarlas y también consultar nuestra política de cookies

Rellena este formulario para probar 15 días gratis.

Rellena este formulario


Datos personales

*prueba durante unos días para descubrir si nuestra dinámica es lo que buscas

ADN Triatleta: conviértete en mejor triatleta