3 consejos para conseguir lidiar con el dolor

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email

La expe­rien­cia del dolor es una com­ple­ja com­bi­na­ción de fac­to­res fisio­ló­gi­cos y psi­co­ló­gi­cos, que algu­nos de noso­tros ges­tio­na­mos mejor que los demás.

Si no has entre­na­do lo sufi­cien­te y no te sien­tes pre­pa­ra­do para tu pró­xi­ma carre­ra, vas a sufrir. Te va a doler sin impor­tar lo duro que eres men­tal­men­te. Dicho esto, tu capa­ci­dad para tole­rar el dolor de esfuer­zo es tan­to men­tal como físico.

Si te estás temien­do el dolor del día de la carre­ra o te ocu­rre que en el final de una carre­ra no pue­des dar más de ti, es el momen­to de sumer­gir­se en la psi­co­lo­gía del sufri­mien­to. Aquí tie­nes tres de las cosas más impor­tan­tes que pue­des hacer para aden­trar­te en la cue­va del dolor.

Confía en que pasará

Un estu­dio de inves­ti­ga­ción rea­li­za­do con diez ex-ciclis­tas olím­pi­cos explo­ró las estra­te­gias cog­ni­ti­vas que éstos uti­li­zan con el fin de lidiar con el dolor del esfuer­zo duran­te el entre­na­mien­to y la com­pe­ti­ción. Una de las estra­te­gias uti­li­za­das para con­tro­lar el dolor era esta­ble­cer un fin al dolor; el pun­to en el que el dolor que esta­ban expe­ri­men­tan­do se detendría.

A menu­do, es la expe­rien­cia emo­cio­nal del dolor que te con­ven­ce de abandonar.

Como seres huma­nos, tene­mos un deseo inna­to de siem­pre tra­tar de ganar algo de terreno deba­jo de noso­tros y sen­tir que esta­mos en con­trol. Tra­tar de hacer­te con el con­trol es tu mane­ra de mane­jar tus sen­ti­mien­tos de inco­mo­di­dad, mie­do y ansie­dad. El día de la carre­ra, la for­ma más rápi­da para eli­mi­nar esas emo­cio­nes incó­mo­das y con­trol de ganan­cia es limi­tar­las en el tiempo.

En tu men­te es nece­sa­rio esta­ble­cer un fin que te per­mi­te saber que toda­vía estás en con­trol y este dolor no va a durar para siempre.

Habla contigo mismo

Tus pen­sa­mien­tos diri­gen tu aten­ción. Cuan­do te enfo­cas en el dolor que sien­tes, tie­nes ganas de parar. Cuan­do estás en la cima del sufri­mien­to debes aga­rrar­te a todo lo que tie­nes para man­te­ner­te en movi­mien­to. A veces la estra­te­gia más efi­caz es tener un com­por­ta­mien­to cog­ni­ti­vo rít­mi­co. Hacer esto ocu­pa tu men­te cons­tan­te­men­te con infor­ma­ción dis­tin­ta de cen­trar­te en el dolor que estás sin­tien­do en tu cuerpo.

Un ejem­plo de esta estra­te­gia de enfren­ta­mien­to es ele­gir una pala­bra de acti­va­ción que te repi­tes a ti mis­mo como un man­tra. Debe ser una pala­bra que pue­das repe­tir cons­tan­te­men­te con cada peda­la­da. Prue­ba dife­ren­tes y com­prue­ba cuál fun­cio­na mejor para ti. La repe­ti­ción de pala­bras como ”sua­ve”, ”cal­ma”, o ”pue­do” pue­de ayu­dar­te a supe­rar esos momen­tos en que tu cuer­po quie­re parar.

Otra estra­te­gia cog­ni­ti­va rít­mi­ca es con­tar tus peda­la­das has­ta un cier­to núme­ro y lue­go comen­zar de nue­vo (es decir, ”1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8” y repi­te). Al hacer esto, estás dan­do a tu cere­bro algo más que hacer. Tu cere­bro debe pro­ce­sar la infor­ma­ción en vez de sin­to­ni­zar y pro­ce­sar la sen­sa­ción de dolor.

Acepta lo que trae el día

Tus expec­ta­ti­vas acer­ca del día de la carre­ra jue­gan un papel impor­tan­te en tu expe­rien­cia vivi­da ese día.

Cuan­do espe­ras ser capaz de mane­jar el dolor que ven­drá en el día de la carre­ra, tu expe­rien­cia del dolor y el esfuer­zo per­ci­bi­do serán dife­ren­tes que si no espe­ras ser capaz de mane­jar el dolor.

Tu cere­bro es como un imán para tus expec­ta­ti­vas. Se con­cen­tra en las cosas en tu entorno que se ajus­tan a la his­to­ria que ya has crea­do. Un ejem­plo pue­de ser pen­sar, ”No tenía que ser un día tan cáli­do, ven­to­so, duro, etc.” Estas expec­ta­ti­vas influi­rán en tu per­cep­ción del dolor.

Lo más impor­tan­te que pue­des hacer es estar abier­to a cual­quier cir­cuns­tan­cia que la carre­ra te trai­ga ese día, saber que pue­des con­tro­lar­lo, y no luchar con­tra lo que está suce­dien­do. Cuan­to antes acep­tes que las nubes des­pren­den llu­via, es decir, que esto está suce­dien­do, no impor­ta que quie­ras que esté pasan­do, antes te recu­pe­ra­rás y ges­tio­na­rás mejor la situación.

El dolor del día de la carre­ra es par­te de la recom­pen­sa. El esfuer­zo que nece­si­tas para avan­zar a tra­vés de tu carre­ra es par­te de la victoria.

Si siem­pre fue­ra fácil, el esfuer­zo no val­dría la pena y es pro­ba­ble que siquie­ra te moles­ta­rá en la carre­ra. Supe­rar el reto es par­te del atrac­ti­vo y par­te del desa­fío es tra­tar con el dolor.

ETIQUETAS: 

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
5 2 votos
Valoración
Quiero estar al día
Avísame de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Subir

Rellena este formulario para entrenar con ADN Triatleta.

Rellena este formulario


Datos personales

Elige tu modalidad

*prueba 15 días gratis para descubrir si nuestra dinámica es lo que buscas

ADN Triatleta: conviértete en mejor triatleta
Logo ADN Ciclista

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación. Puedes aceptarlas o rechazarlas y también consultar nuestra política de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación. Puedes aceptarlas o rechazarlas y también consultar nuestra política de cookies

Rellena este formulario para probar 15 días gratis.

Rellena este formulario


Datos personales

*prueba durante unos días para descubrir si nuestra dinámica es lo que buscas

ADN Triatleta: conviértete en mejor triatleta